Muchos hemos oído de los Nas.

Pero ¿Qué es un NAS? 

Hablando en lenguaje técnico significa ‘Network Attached Storage’, aunque también es conocido por los términos ‘almacenamiento conectado a la red’. Para decirlo de otra manera es un disco duro o varios conectados a la red de tu casa donde siempre podrás tener acceso a servicios, datos, películas y fotos.

Hoy les vamos a hablar de una opción barata y al alcance de todos que podemos tener en casa sin riesgos. Ya es hora de darle utilidad a esos disco duros externos que tenemos en casa como recolector de polvo.
A diferencia de un NAS comercial, el cual supone un coste por su consumo energético y precio, existe, por suerte la RASPBERRY Pi. Está allí para cuidar de nuestro bolsillo, consume muy poca energía y el coste del mismo no es mucho ya que es mini ordenador de 30€ aproximadamente.
Veamos como es el proceso de configuración:

Lo primero es instalar el sistema operativo Openmediavault que es gratuito y está para las versiones mas vendidas de Raspberry. Usamos la ISO que hemos descargado y escribimos la imagen descomprimida en la SD con Win32 Disk Imager.

Configuración: Conectamos a la Raspberry Pi, el monitor, teclado y cable Ethernet para poder configurarla (sólo tendremos que hacerlo la primera vez). Después de completar el primer boot, podemos acceder a la web de manera remota desde nuestro navegador con sólo insertar la ip de nuestro NAS, utilizando las credenciales admin para el usuario y Openmediavault. A partir de aquí, ya podremos desconectar el teclado y el monitor, dejando sólo la alimentación y el cable Ethernet para la red.

Conectamos nuestro disco externo a cualquier Puerto USB de a Raspberry Pi y vamos a nuestro ordenador, desde donde podremos acceder a través de la dirección IP que hemos conseguido al menú de configuración de Openmediavault. Utilizamos las mismas credenciales de acceso una vez que hayamos introducido la IP en el navegador, y ya estaremos en la interfaz.

Montar el disco: Para poder a los disco duro, primero hay que montarlo desde el panel de OpenMediaVault en el apartado File, ahí vemos las unidades seleccionamos nuestro disco y pinchamos en mount y aplicamos.

Creamos una carpeta para compartir: Este tal vez sea el paso mas importante para que nuestro NAS funcione como un NAS en toda regla. Te recomendamos poner un nombre fácil de asociar y recodar la hemos (Datos) Una carpeta compartida en la red nos permitirá acceder con cualquiera de nuestros dispositivos y podremos modificar los archivos que hay en ella.

Vamos a «Shared Folders» en el panel de navegación, pinchamos en ‘Add’ y le damos un nombre a la carpeta que añadamos. Seleccionamos una de las unidades de almacenamiento en el menú desplegable al lado de «Volume», especificamos una ruta y le damos a guardar.

Ya nos falta menos para disfrutar de nuestro NAS sólo nos queda activar el SMB/CFIS para poder acceder a los archivos y carpetas compartidos desde un ordenador en la misma red, para ello, tenemos que activar la opción de compartir con SMB/CFIS (Hay muchas mas opciones para los que tienen ordenadores Apple o móviles iphone con ITunes/DAAP para las fotos, música y más).

Finalmente, vamos a «Services» en el panel de la izquierda y activamos el botón «Enable», guardamos y aplicamos para confirmar los cambios. Por último, vamos a la pestaña de «Shares» y añadimos una de las carpetas que hemos creado pinchando en Add y listo, a disfrutar de tu nuevo NAS.